14 de abril de 2016

Espera

La calma de saber esperar lo asesinó violenta y fugazmente. No dejó rastro, ni rasgó su virtud. Desde la eternidad, aguarda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada