29 de abril de 2016

Sentimientos Vacíos

La impotencia y la culpabilidad sacudieron vertiginosamente mi alma. Recostado en el sofá, mi conciencia había abrazado los designios de la solidaridad y la justicia.

Ajeno a mi vital transformación, las olas mecen un alma que pedía refugió a orillas de la costa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada