18 de septiembre de 2014

¿Amigos?

Decidieron follar porque no cabía otra posibilidad. Decidieron follar porque no podían aguantar más.

Salieron a devorar la noche con la cuadrilla de siempre: una tribu esclavizada por el matrimonio, los hijos y el trabajo. Después de la cena y alguna copa de más, se fueron quedando solos. Ella, la mujer desbordante, hablaba sin parar. Él, el hombre dócil, escuchaba con una atención que se desvanecía entre divagaciones manidas. No quedaban garitos donde ir, tampoco excusas que inventar. Caminaron sin rumbo aparente, dejándose llevar por la intuición. Con disimulo engañaron al azar y sus pasos acabaron en el portal del apartamento de ella. Tras una mirada sin fin, se hizo el silencio eterno de la despedida. Empujada por el alcohol y ese fuego que le prendía antes de ir a dormir sola, le pidió que la besara y que subiera.

Al quitarle el sujetador, el improvisado amante recordó su cuerpo de niña, espigado y frágil. La había visto crecer, cómo se habían formado aquellos pechos redondos, pequeños, que ahora reclamaban sus cuidados. De ellos sobresalían unos pezones rosados, abultados, erizados por la excitación. Evocó la decepción que había experimentado al escuchar, años atrás, a alguien que presumía de haberlos degustado. Había imaginado su forma, su tacto, su aroma, tantas veces que no podía creer que su saliva los empapara. Aunque le temblaban las manos, se esforzaba por acariciarle las tetas con delicadeza una vez y otra vez, avivando en su amiga una mezcla de expectación e impudicia.


Cuando sintió que los labios danzaban sobre su cuello, la hembra salvaje bramó liberando una sensación de alivio. Nunca había fantaseado de forma especial con él, pues era sólo su refugio, su fiel desahogo. En cambio, sentía que era suyo, que ella era la única mujer que podía juguetear con él. Estaba convencida de que ese polvo era inevitable, una cuenta pendiente entre amigos que antes o después, cuando ella dispusiera, tendrían que saldar. La aspereza de aquel tacto viril se deslizaba por sus delicados muslos y el cosquilleo se propagaba cálidamente hacia el centro de su pelvis. Respiraba cada vez con más intensidad y se contoneaba en la cama con dulzura. Le encantaba que las miradas se derritieran por su cuerpo, le excitaba que la observaran desnuda.

A  tientas probó a arrebatarle las bragas, pero ella, como un resorte, le apartó la mano. Le pidió que se tumbase y así poder sentir toda su piel. Se miraron fijamente y el caballero inseguro descubrió que ella ansiaba más placer. Quizá no podría darle lo que quisiera, quizá no estuviera a la altura, pensó. Se le abalanzó poseída y enseguida sintió cómo una lengua bulliciosa recorría su cuerpo. Con destreza ella liberó su pene del calzoncillo. Estaba completamente erguido, con el glande al descubierto. No quería abrir los ojos y encontrarla allí. No podía concebir que su amiga tuviera aquella maestría y esmero con la boca. Para él no tenía secretos, sin embargo, no se recreaba contándole sus destrezas en la cama. De repente, le pidió que parara, estaba a punto de correrse.

A la dama dominante le ponía muy caliente comprobar que sus técnicas eran infalibles. En un alarde de ternura, se apegó a él sonriente, cogió su mano y la guió despacio hasta meterla debajo de sus bragas. Mordió su oreja susurrándole que era su turno, que estaba muy cachonda. Como sospechaba, no era especialmente ágil con los dedos. Le tomó la mano y juntos, con suavidad, esbozaron círculos alrededor de su clítoris. Siempre había hecho de maestra para su amigo, desde hacer una raíz cuadrada hasta cómo preparar una buena tortilla, desde que llevaban babis hasta ahora que estaban completamente desnudos.

Le costaba tiempo aprender, pero luego el inocente alumno era capaz de superarla en exámenes o cocinar platos más sabrosos. Masturbarla no fue una excepción. Se congratulaba al escuchar sus furiosos gemidos, al verla retorcerse en espasmos, al comprobar que podía dominarla con tan sólo dos dedos. Por primera vez, se sentía cómodo y el delirio lo desbordaba. Sus esfuerzos se propagaban también por otros rincones, haciendo notar la humedad de su pene por la cintura. Lanzado, le arrancó las bragas y contempló con fascinación el pubis de su amiga. Estaba desierto, como la última vez, cuando descubrieron juntos que los niños y las niñas no tenían la misma entrepierna. Sus labios protuberantes, colorados, incitaban a adentrarse en su  vagina.

La fiera sedienta le pidió que le metiera un dedo. Tras comprobar que estaba dilatada y húmeda, le urgió a meter otro y a frotarlos con fuerza hacia dentro, hacia fuera, y que presionara las paredes. Gemía descontrolada mientras buscaba en su mesita un preservativo. En ese instante, miró a su amigo y no lo encontró. Era un desconocido, un fulano. Uno más. Había pasado a formar parte de su colección, la de tipos que se rendían a sus directrices del deseo y luego desaparecían para siempre. Desobedeciendo su máxima de disfrutar el momento, empezó a pensar en el después de aquel polvo. Amantes, amigos, enemigos, esposos, novios o desconocidos, el abanico era extenso.

Le arrebató el preservativo a su amiga y se lo puso como una exhalación. Su erección era imponente, pero, sobre todo, sincera. El imparable cautivador se asombraba de sus propios progresos. Había conseguido asumir de manera práctica lo que tantas veces ella le había aconsejado: vivir el presente sin miedo, hacerlo antes de arrepentirse, ser uno mismo y obviar el juicio de los demás. Se posó de nuevo sobre sus pechos, preparado para penetrarla, y descubrió en el rostro de ella un sentimiento que conocía a la perfección: la inseguridad.


–¿Amigos? –dijo ella con voz temblorosa conteniendo su pene.

8 comentarios:

  1. Se quería asegurar, no se fuera a quedar si amante y sin amigo, muy bien narrado el paso a paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer Amparo. Un placer!!

      Eliminar
  2. Ostras,,,, Rafael. Subito de tono, pero con una mezcla de dulzura y de sexo sin tapujos: muy interesante eso jaja. Mira que dije a un amigo que difícil que haya relatos simplemente eróticos que sean buenso XDXDXD... No me hagas estas cosas; además, es que me recuerda a algo personal.... Es la primera vez que leo tu blog, y no ha estado mal hacerlo. Buen relato.

    A veces es mejor ser sincero, pero puedes perder a quien quieres... Yo personalmente siempre seré el amigo antes que nada, pero, claro, estas cosas... Es corazón o inteligencia, cosas jodidas.

    Un saludete de Samuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Samuel. Gracias por pasarte, leer y comentar. Bueno, el tema del sexo es que al final es un vehículo para contar una historia. El problema es que muchas veces se peca en el género de que el sexo es la historia, y bueno, para eso mejor practicarlo o verlo...

      Me alegro que te haya gustado darte una vuelta por aquí, las puertas están abiertas!!

      Eliminar
  3. Definitivamente un buen relato... y el final de infarto, de esos finales que dejan mucho para pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es apetecible pensar en cómo quedará la relación después de este gustoso incidente. Apuesto a que volverán a encontrarse, aunque la amistad se diluirá... Si es que alguna vez la hubo.
      Muchas gracias por leer y comentar. Un placer!

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho el relato, Rafael, muy erótico, muy sensual, lleno de cavilaciones y sentimientos. Aunque lo que más me ha gustado a sido el final, las dudas en el último segundo y en el momento justo... muy bueno ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente de lo que venga por detrás, el final es un elemento con mucha potencia. Me alegra que te haya agradado. Nos leemos, saludos!

      Eliminar