24 de marzo de 2015

Mientras Duermes

Mientras duermes yo te escribo; a ratos, me giro hacia atrás para observar si todavía estás o si, cuanto menos, quedan las cenizas de tu recuerdo sobre la cama. Creo ver tu cuerpo revolotear suavemente entre las sabanas y en la lejanía infinita diviso un rostro tierno deslumbrado por los reflejos de paraísos artificiales a los que sólo tú sabes cómo llegar.

Desenfundo mi exigua valentía ante el caudal de un río oscuro y denso que impregna cada uno de mis pensamientos, invitándome a surcar sus curvas, remolinos y cascadas con la promesa incierta de desembocar sobre el jergón de tus sueños. Me engalané para nuestro encuentro con delicada seda; escogí un perfume capaz de implorar a gritos tu presencia; y forcé hasta la extenuación la comisura de los labios. En cambio, el camino de pluma y tinta me va despojando de atuendos con los que cubrir mi esencia, las espinas de zarzales se incrustan en mi piel dejando correr pequeños afluentes de intenso rojo que emana vida y mis pies se hunden una y otra vez bajo el cenagal haciéndome caer, recordándome que no existe límite para mi torpeza y mediocridad. Mírame, soy despojo, soy pedazos que se arrastran hacia ti.

Y así, con el cuerpo abierto en jirones y el alma a punto de quebrar, me voy a dejar engullir por un torrente que no supe remontar. Por fortuna, me consuelo, moriré sobre la tierra de la que eres reina sin trono ni corona, esparciendo mis huesos en un cálido rincón situado en lo más profundo de tu olvido.

De repente, a lo lejos, una luz emerge para alumbrar el desaliento y sepultarme bajo la inevitable oscuridad. Una figura poderosa se acerca con sigilo y, sin atisbo de duda, empapa de tinta su vestido blanco hasta la altura de sus pechos igual que lo hacen los labios en los besos. Sumido en la confusión de quien intuye cerca su final, me somete a una mirada penetrante de la que no logro escapar. Siento cómo al rozarme con sus dedos se desata una energía desmedida que me empuja violentamente contra su piel. La dama eterna y el vulgar trovador, el comienzo y el final, el sueño y la realidad se funden para, por un instante, ser uno solo.

De nuevo, compruebo desorientado, me he quedado dormido tratando de alcanzar tus sueños en la noche y desde ellos, al amanecer, has despertado para quedarte conmigo.



---------------------------------------------- 
Fuentes de Inspiración: 

A La Luz De Una Sonrisa - Gritando En Silencio (canción).
Siempre Que Quiera - Muchachito Bombo Infierno (canción).
Catedrales - La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (canción).

6 comentarios:

  1. Joer, compañero, cómo manejáis las palabras. Estos escritos son para leerlos lento y concentrado y así interpretarlos bien. Yo me considero incapaz de hacer cosas como esta.

    No sé si meterme a competir con vosotros en el concurso del foro. Miedo me dais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Cárabo! Se hace lo que se puede, pero creo que tampoco hace falta demasiada concentración...
      Sobre el concurso, ya veremos, por ahora lo que tengo está en una fase muy muy inicial.. En cualquier caso será un placer, como siempre!
      Abrazotes compañero y gracias por pasarte por aquí!!

      Eliminar
  2. Espectacular

    ResponderEliminar
  3. Una maravilla de lectura para los ojos y alimento para el alma :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creía haberte respondido, Prisca.
      Gracias por tu amable opinión, me alegra de que la hayas sentido así. Espero leer en breve tu segunda parte.
      Un placer verte en este humilde rincón. Nos leemos.

      Eliminar