3 de mayo de 2016

La Revolución

El viejo régimen había sido derrocado. Las plazas estaban abarrotadas de banderas que anunciaban el triunfo de la revolución. De las miradas brotaba la ilusión desvanecida y la sinceridad desbordaba los abrazos y los besos.


Al día siguiente, la junta revolucionaria promulgó la ansiada reforma: bajo pena de arresto, quedaba prohibido ser un cobarde que espera la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada