26 de abril de 2016

El Ciclo

Se derritió la pasión dejando tras de sí el cenagal que empantana los huesos. Se evaporó el tiempo para dar lugar a tormentas que ensombrecen los pensamientos. Se cristalizó la desesperación en el genio que fugazmente se es capaz de atesorar. Y antes de terminar, en el mismo lugar, en el instante preciso, de igual forma, el ciclo ha vuelto a comenzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada